Las travesuras de Calígula

LA FERIA RURAL, diciembre 31

En las zonas rurales, nos gusta reunirnos entre vecinos. Si no hay fiesta veredal organizada, nos inventamos pretextos para reuniones. Somos seres sociales, quizás como los Caleños lo eran en los años 70 y 80.
Hace años que La Buitrera se “beneficia” de la “FERIA RURAL” de diciembre. Pero la palabra “beneficiada” se ha ido chiviando con el tiempo por diferentes razones, no solo por el ruido exagerado que ahuyenta a los vecinos directos y a la gente mayor, sino por la inclusión de las veredas “del otro lado del río” que le hacen perder su carácter local. Pues si viene un presupuesto de CORFECALI o de la JAL, la fiesta local debe convertirse en un evento mas amplio.  Este año, CORFECALI aportó 3,5 millones de pesos, pero la fiesta ya no era nuestra. Además, la JAL cobró 100.000 pesos a los “vendedores” así como a las tiendas del Plan, como aporte para completar el presupuesto de CORFECALI.
Duda del GUATIN: ¿Qué nos ganamos en encargar a terceros de la organización de nuestras fiestas comunitarias y de la Feria rural en particular? ¿porqué no regresar al concepto inicial: una fiesta nuestra con organizadores locales, músicos locales (los hubo en esta oportunidad, gracias a Boris) y financiamiento local. Somos capaces, los Buitrereños, de autofinanciar nuestras fiestas y quedarnos “entre nos”. Como medio de comunicación, LA CASA DEL GUATIN apoyará toda iniciativa de vecinos en este sentido para diciembre 2022.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.