Nuestra BUITRERA tiene el gran privilegio de ser uno de los huéspedes del Parque Natural de Los Farallones de Cali. Este honor conlleva responsabilidades, como es ser su guardián.
Allá, podemos llegar a pie, desde nuestras casas. Algunos ciudadanos más atrevidos recorren esta parte del territorio con bicicleta de montaña. Una malla de senderos nos permite llegar a páramos, bosques nativos, nacimientos de agua, ríos y cascadas, y paisajes asombrosos.
Pocas ciudades en el planeta tienen la suerte de Cali de tener de patio trasero unas montañas tan cercanas y biodiversas como los Farallones.
Entre los años 2017 y 2018, cuatro admiradores de estas montañas realizamos con Farallones Studio SAS, el largometraje de ficción “Perdido en Los Farallones”; una historia con un claro mensaje ambiental. Entusiasmados con la belleza de las locaciones naturales, en el año 2019, rodamos una segunda película titulada “4 Amigos”, la cual, por la pandemia terminamos este año de 2021 y logramos estrenar el pasado 18 de noviembre, en el Festival Internacional de Cine de Cali FICCALI, donde obtuvimos el Premio del Público a Mejor Película. Esta segunda película es un drama de ficción en el cual, en medio de una historia de fraternidad alrededor de la vida y muerte dignas, recorrimos varios de estos senderos por Los Farallones y algunas locaciones de nuestro corregimiento de La Buitrera.
Ahora, en el 2022, estamos desarrollando el proyecto “El Camino de Los Farallones de Cali”, unos retiros itinerantes por nuestras montañas.
Estos programas están enfocados en el fortalecimiento de nuestro equilibrio interno y consisten en caminatas y estadías (retiros itinerantes) de 2 a 10 días, por la cara oriental de Los Farallones de Cali, entre Pueblito Pance y La Cumbre. Los participantes viven experiencias enriquecedoras de conexión consigo mismos, con el medio natural y con sus compañeros de camino y anfitriones, tales como: “mindfulness”, meditación activa, “earthing”, yoga, desintoxicación, musicoterapia, ejercicios de respiración consciente, baños de bosque y cascadas, temazcal y experiencias sanadoras.
Nosotros, los habitantes de los corregimientos que albergan los Farallones, tenemos la opción de “bañarnos en naturaleza” y tenemos la posibilidad y la responsabilidad de encontrar formas de turismo sostenible que abran el mundo natural a los citadinos sin perturbar la naturaleza, generando a la par nuevas actividades económicas gratas y valiosas para los vecinos aledaños a los caminos en las montañas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.