Gobernanza local y administración de localidades rurales

Grupo Buitrera-Futuro

Introducción

Mas allá de las falencias del municipio de Cali en la administración del territorio de La Buitrera, el problema más acuciante es la inexistencia de un ente que represente -de verdad- el corregimiento o la localidad. Los representantes (mal) electos suelen comportarse a menudo como empleados municipales en lugar de delegados de su comunidad. Nuestra democracia es teórica, existe solo en el papel. Claro que la democracia representativa está por el momento fallando en todos los países; no es un problema específico de Colombia.

La “distritalización” del municipio de Cali, si es regida por la Ley 1617, no es la solución; al contrario, empeora la situación (ver investigación anterior del Grupo “Buitrera-Localidad”). Por dicha razón, líderes de nuestra comunidad rural de La Buitrera crearon el grupo “Buitrera-Futuro” con el fin de repensar un sistema de representación y administración de nuestro terruño.

La conclusión a la que llegaron es que el sistema debía ser radicalmente distinto al actual, de lo contrario no habría posibilidad de mejora de la situación de nuestro territorio, el cual se dirige al “caos” de continuar administrándose con la mentalidad de la ciudad vecina y de sus funcionarios. De nuestra nueva constitución del 91 surgieron las JAL, mientras que las JACs perdieron peso relativo. Ahora bien: ¿Dónde fallamos?

▶ La JAL cubre un territorio artificial (hasta la carrera 56 de Cali), es politizada, y no representa la población. En las elecciones anteriores, conjuntas con las elecciones de alcalde y Concejo, solo votaron 4.250 personas de una población estimada en 56.000, y además el 28% votó en blanco. ¡Un récord para Colombia!

▶Las JAC actúan mas bien como O.N.G. (ESAL). Cualquier grupo de personas puede crear una JAC JAC y podríamos tener decenas de JAC en cada vereda. Hay una falla institucional o legislativa, y/o un profundo desconocimiento e ingenuidad en la población. No hay “representatividad”. De hecho, en las elecciones para la JAC del Plan Cabecera (6.000 habitantes) solo votaron 60 personas, a saber: el 1% de la población.

Tenemos que aceptar que el sistema no funciona, ni en materia de representatividad ni en materia de administración del territorio, por lo cual debemos tener la valentía de proponer opciones nuevas, aun si fueran totalmente disruptivas. Afortunadamente, existe ahora comprensión y apoyo por parte del Gobierno Nacional para proceder a cambios radicales.

Primeras conclusiones del Grupo “Buitrera-Futuro”

1. Representatividad

– JAL y JAC 1.1 Fronteras: El territorio (corregimiento o localidad, así como vereda) debe ser delimitado por los habitantes y no por alguna “autoridad administrativa superior”. La mayor parte de los corregimientos de Cali se sienten identificados con sus límites territoriales. No es el caso del “corregimiento La Buitrera post año 2000”. La Buitrera quiere regresar a sus fronteras anteriores (5 veredas rurales). También lo quiere “Cañaveralejo”, anterior corregimiento que desapareció en algún replanteamiento administrativo y quedó “fusionado” contra su voluntad a La Buitrera.

1.2 Propuesta:

La Constitución nos entregó dos herramientas de representatividad, JAL y JAC, más tanto su alcance como el presupuesto y forma de elección deben ser revisados para que, de verdad, exista la democracia local. Así que nos atrevimos a:

1.2.1 Descentralización:

Proponer la descentralización no solo desconcentración, a saber: el derecho y el deber de iniciativa y de decisión local sobre temas locales.

1.2.2 Cuestionar el Presupuesto:

Sería lógico que la JAL del corregimiento (o localidad) reciba al menos el 70% del dinero que sus habitantes tributan cada año al Gobierno municipal, a saber: que al menos los fondos recaudados por el municipio en los corregimientos les sea devuelto a estos últimos, menos los gastos administrativos del “Distrito”. El 70% es un mínimo, pues los costos de inversión por habitante son mayores en zona rural (extensa) que en zona urbana. La JAL habría de determinar en qué invertir y cuál sería el ente a cargo de cada contratación, para lograr inversiones más pertinentes y eficaces.

1.2.3 Forma de elección:

Demos a todos los habitantes la posibilidad de votar para JAL y JAC. En nuestra “Buitrera histórica” (rural), ubicada entre el río Pance y el río Meléndez, el cuerpo electoral sería al menos de 8.000 personas mayores de 18 o 16 años. Implica una Administración local, vinculada con la Registraduría nacional. Rompamos con el electoralismo y la politiquería eliminando a los “candidatos” y dejemos a los ciudadanos elegir como representante al vecino con el cual más confianza tienen. En los corregimientos pequeños, nos conocemos casi todos.

– Creemos un ente de control ciudadano, un “Consejo de control social”, elegido por sorteo.

1.2.4 Funciones, alcance:

Tratamiento de los temas locales, a saber: vías, agua y saneamiento, seguridad, cultura, deporte, educación, salud, medio ambiente, etc.

– Articulación y negociación del presupuesto anual con el municipio – Socialización del presupuesto en la localidad

– Contratación del personal administrativo local y de las obras, y decisión sobre los entes a cargo de ejecutar los contratos

– Seguridad

– Actualización del catastro multipropósito y su articulación con el municipio

– Control ambiental: construcciones, deforestación, reforestación, calidad del agua…

– Actividades culturales y deportes

1.2.5 Transparencia:

Las reuniones de JAL y JAC son públicas:

todos los habitantes pueden asistir. Todas las actas se suben a una página WEB pública.

1.2.6 Veeduría:

Para mejorar la veeduría de los habitantes sobre sus representantes y administradores, es necesario limitar el tamaño de las zonas administrativas (veredas y corregimientos) para que representantes y representados se conozcan.

1.2.7 Referendos:

Los habitantes que reúnan mas del 5% de firmas podrán organizar referendos para hacer propuestas específicas, revocar decisiones y/o revocar ediles

2. Administración local:

Si bien el nivel profesional en zona urbana, con economía de escala, es usualmente superior al nivel profesional que se acredita en zona rural, hay varias razones de peso para ubicar una sede administrativa en cada localidad, direccionada y vigilada por la JAL (y/o alcalde local):

▶ La mayor parte de los problemas pueden ser resueltos a escala local, en forma rápida y a un costo muy inferior a cualquier gestión en el “CAM” (Centro Administrativo Municipal).

▶ No es sensato ni socialmente aceptable hacer viajar a los habitantes rurales decenas de kilómetros dentro de una ciudad para poder realizar cualquier trámite.

▶ La cosmovisión de citadinos y rurales es diferente; sus diferencias deben respetarse. La manera de resolver los problemas, por lo tanto, difiere. Difiere también entre la gente del río (Hormiguero y Navarro) y la gente de la montaña (el resto de los corregimientos) Personal administrativo local sugerido, dependiente de la JAL y/o alcalde local (el número de personas será función del tamaño de la localidad):

– Alcalde local: 1 (en caso de Distrito (*))

– Policías: 3 a 7 – Camineros: 1 a 3

– Funcionarios administrativos (incluyendo registraduría): 2 a 4

– Funcionarios técnicos (planeación, supervisión de las ejecuciones, control): 2 a 4

– Juez de paz: 1 Aclaración: los corregimientos de Cali apoyarán la “distritalización” si, y solo si, cada corregimiento que lo quiera pueda convertirse en LOCALIDAD, con descentralización y transparencia fiscal, a saber: por fuera del marco de la Ley 1617 del 2013. Las “reglas de juego” deben ser consensuadas entre el municipio y la localidad.

El Grupo de Trabajo BUITRERA FUTURO planea hacer, en el curso del año 2023:

▶Reuniones de vecindad, callejón por callejón, para debatir estas propuestas innovadoras y esperanzadoras

▶Una Asamblea comunitaria para debate final y votación.

Los vecinos que quieran participar en la construcción de la propuesta están invitados a manifestarse, bien sea para organizar reuniones de callejones o sectores, bien sea para participar al Grupo BUITRERA FUTURO.