JAC, JAL y democracia ¡FALLAMOS!

Sobre el papel contamos con entes de representación para que fluya la democracia. Mas la democracia representativa parece haber tocado fondo en nuestro municipio. El modelo de “democracia representativa” debe ser revisado. Se esperaría que el concepto de representación sea mas efectivo a escala local. En La Buitrera no es el caso, pero al menos podemos actuar para que así sea. La teoría de la representación local en un municipio: Votamos para JAC, JAL, concejales y alcalde. 
Las JAC, Juntas de Acción Comunal, una por vereda, y hasta por callejón si así lo quisiéramos, son el eslabón mas cercano al ciudadano. No reciben ni manejan presupuesto. Sus miembros no reciben emolumentos. Su objeto es promover la democracia participativa a escala de vereda y realizar el control ciudadano a la gestión pública. Usualmente a menor tamaño de población, mayor transparencia y dinamismo. La tramitología de votación para elegir una JAC es pesada. Pueden votar los vecinos registrados en el libro de la JAC, que tiene la mala costumbre de perderse cada cuatro años. Hay que volver a llenarlo. Es un despelote, y en río revuelto, ganancia de pescadores. Hay mucho desconocimiento por parte de la comunidad y por lo tanto suspicacia. Para el próximo GUATIN, entrevistaremos a los miembros de nuestras JAC.
Las JAL, Juntas Administradoras Locales, una por corregimiento (o comuna), son los representantes oficiales del “corregimiento” ante la Administración municipal. Esos
“ediles” suelen presentarse en público con el chaleco de la Administración municipal, aunque no reciben sueldo. Desde enero de este año, reciben unos ingresos por “sesión”; esto tiene sentido, aunque el momento histórico para este cambio de política genera suspicacia: es el año en el cual se deberían definir las localidades de “Cali-Distrito” y observamos que los presidentes de JAL suelen tener posiciones diferentes de sus comunidades. Para poder presentarse a elección, los candidatos requieren del aval de un partido político, lo que los involucra en las maquinarias políticas. Muchos de los ediles, o todos, tienen familiares contratados en la Administración municipal, para compensar la ausencia de sueldo.

La situación en La Buitrera:
La JAL de La Buitrera no representa sus cinco veredas históricas sino una Buitrera “extendida” en forma unilateral por el municipio en el año 2000. Somos de los pocos
territorios de la geografía nacional sin representación legítima aceptada por la comunidad. La JAL “de la Buitrera” convocó a la comunidad este miércoles 17 de agosto, en el Polideportivo del Plan, para una “audiencia pública” para socializar el “POA 2023”, a saber, la distribución de las inversiones para este próximo año. Pocos se enteraron,
pues la convocatoria solo se hizo por unas pocas cadenas WA. De hecho, de las 39 personas presentes, solo hubo 10 “del común”, para una población de 55.000 habitantes, las demás siendo de las JAL, JAC, Consejo Consultivo, Administración municipal y policía.

¿Falla de la convocatoria? ¿Ausencia total de representatividad de este ente ¿U objetivo premeditado para evitar cuestionamientos?
El presupuesto de obras 2023 para La Buitrera “extendida” es del orden de 950 millones de pesos, a saber 17.000 pesos por habitante. Es el 1% del presupuesto municipal de
1.700.000 pesos por habitante. Lo que el municipio reinvierte en La Buitrera en forma de obras a través de la JAL es del orden del 5% de lo que La Buitrera tributa al municipio.
Parece mucha burocracia y muchas entidades para poca plata. ¿Dónde va el resto de la plata que tributamos, a saber: el 95%? 
Nos enteramos de que tres de los ocho miembros de la JAL ya habían renunciado. ¿Por qué la ciudadanía no está oficialmente informada? ¿Lo sabe la Registraduría? ¿Por qué los ediles que han renunciado no son sistemáticamente sustituidos por sus suplentes? ¿Cuáles son los estatutos y “reglas de juego” de las JAL? ¿Por qué las JAC no le hacen seguimiento? No es fácil entenderlo. LA CASA DEL GUATIN seguirá investigando el tema, solicitará entrevista a los ediles y al municipio (“Cali rural”) y solicitará respuestas y aclaraciones.
De nuestra Buitrera (histórica), de aproximadamente 12.000 habitantes, el único edil es don Fernando Bojorge quien, al igual que el edil Jhon Jaramillo de La Sirena, no es convocado a las sesiones (?) ni informado de las actividades e iniciativas. Así que todas las decisiones se toman únicamente por parte de los tres directivos (Presidente, VP y Secretaria).
En teoría, con la renuncia del edil Jhon Edison Ceballos en enero 2022, de la cual nadie se había enterado, debía entrar su suplente, la vecina nuestra Rosa Elena Moreno de Los Girasoles, quien tampoco estaba al tanto. Sin embargo, por mucho que Rosa Moreno logre posesionarse (está enfrentando barreras administrativas que dilatan su posesión) y aportar sangre nueva a esta institución, nos tocará a nosotros los ciudadanos encontrar soluciones radicales para reinventar nuestra democracia local.
Podría ser un buen tema para la próxima tertulia de los “cerveceros del Guatín”.
PD: Solicitamos por este medio a los directivos de la JAL y del “Cali rural” entrevista para un artículo en el próximo número del Guatin.

Para inquietudes o aportes escribenos ya mismo

Contacto

Ponemos a disposición de la comunidad buitrereña estos medios de contacto en los que estaremos atentos a recibir todo lo que nos quieran compartir.

Dí Hola!

info@lacasadelguatin.co

Hablemos

301 332 3763

Escribe tus comentarios aquí